Ante los tiempos que vienen a nuestra universidad

Como estudiantes interesados en la realidad universitaria que nos da techo y nos prepara para el futuro intelectual y profesional, creo indispensable hacer una reflexión sobre lo que se nos viene encima en los próximos años. Deberíamos hacerlo integrando en esta visión todos los distintos ámbitos y factores a tener en cuenta:   – Acuerdo General  para el Comercio de Servicios (AGCS) de la OMC – Directiva Bolkstein de la Comisión europea – Armonización europea del espacio de educación superior – Reforma o derogación de la LOU – Competencias y legislaciones autonómicas.  Todos estos factores, dada su complejidad, requieren de una coordinación estable de los distintos agentes que formamos parte de la comunidad universitaria del Estado español, primeramente, así como del contacto y la colaboración con otros países europeos. Estas relaciones, sean de carácter formal o informal, serán claves en la elaboración de un discurso sólido y una respuesta efectiva a los procesos que ahora se inician (una nueva etapa de los mismos). Compartir materiales didácticos, textos, trípticos, carteles,… supondrá que los lugares donde la lucha esté más desarrollada, darán apoyo a aquellos donde se ande más faltos de energías. Plantear posturas y declaraciones o manifestaciones públicas conjuntas nos dará visibilidad y capacidad de que nuestro discurso tenga acceso a más gentes, tanto de la comunidad universitaria como de la sociedad civil En lo que atañe a los estudiantes, no debemos, en mi opinión, limitarnos en nuestra capacidad de relacionarnos.  Ni los distintos espacios de izquierdas que este fin de semana se encuentran en Málaga son los únicos estudiantes que se han planteado estas cuestiones (hay toda una gama de sectoriales de las distintas carreras que, en muchos casos, hace tiempo que vienen trabajando estos temas), ni los profesores, sindicatos y otras organizaciones son ayudas que podamos infravalorar (los principales sindicatos, aunque fuese de forma muy electoralista, tuvieron una postura clara en contra de la LOU, y organizaciones como ATTAC tienen muy trabajados los temas relativos a el AGCS y la directiva Bolkstein). Tenemos tiempo y muchos espacios en los que actuar:             1 – Las medidas de ámbito internacional (AGCS y directiva Bolkstein) en favor de la liberalización de los servicios, requieren de un desenmascaramiento que los de a conocer a la sociedad. Debemos posibilitar que mas gente tenga información sobre lo que se pretende hacer con los servicios públicos que, sin ser todo lo que desearíamos, han alcanzado un nivel aceptable fruto de muchos años de luchas (las cuales no podrán borrar del mapa a la primera de cambio).  Sin entrar a profundizar, recordar simplemente que estos dos acuerdos conciben como privatizable, y restringirían las capacidades de interferir en la libre competencia, todos aquellos servicios por los que el consumidor pague algún tipo de tasa (casi todos). Una toma de conciencia sobre estas cuestiones posibilitaría que el gobierno central (que es quien se posiciona en estos ámbitos supraestatales) tenga cierta presión a la hora de adoptar sus posturas. 2 – La LOU y la creación del espacio europeo de educación superior son cuestiones políticas de aplicación interna que tenemos más a corto plazo (en cuanto a accesibilidad y capacidad de incidencia, ya que las dos primeras también están a la vuelta de la esquina). El proceso de aprobación de la LOU ya dejó claro en tiempos del PP que la comunidad universitaria, y más en concreto los estudiantes, somos un agente social activo que está dispuesto a tejer redes y a defender con argumentos la base formativa de la realidad intelectual y profesional de nuestra comunidad. En su día no se paralizó la ley, pero ahora tenemos una nueva oportunidad para presionar en defensa de una enseñanza pública y de calidad para todos. En mi opinión es necesario sacar a Zapatero al encerado y tomarle la lección. Que aquellos que se las daban de anti-liberales en defensa de la universidad publica, actúen ahora en consecuencia. Exigir una derogación inmediata es una batalla política que algunos ya han empezado a promover. Ahora nos queda aglutinar fuerzas y presionar, presionar, presionar. Esta acción no debe dejar de lado la elaboración de una propuesta alternativa que refuerce nuestros argumentos. En este punto la aportación de profesores y sindicatos (con mas experiencia en cuestiones técnicas) nos puede ser de gran ayuda. En el tema del espacio europeo de educación superior estamos, en mi opinión, algo más verdes en cuanto a conciencia y argumentos.Poco o nada se ha hablado en los medios de comunicación masivos sobre esta cuestión. Ya empiezan a crearse y a traducirse textos sobre este asunto y debemos, poco a poco, ir creando una postura que nos permita afrontar este largo proceso, aún en sus primeros pasos de aplicación. El texto de análisis y posicionamiento hecho por la PMDUP (www.posicionament.tk) catalana da una visión bastante profunda de como están las cosas en este tema. Es importante ahondar en los detalles de este proceso y tener presente que su aplicación será llevada a cabo desde los distintos ámbitos que van desde el acuerdo de ministros europeos hasta la escuela o facultad en la que estudiamos cada uno de nosotros. Por esto es importante presionar en varios frentes a la vez.  Mientras el gobierno tiene varios decretos aprobados y otros pendientes de tramitación, las universidades ya están estudiando como hacer frente a este tan difícil, ilusionante y peligroso, proceso. Cada titulación hará una reforma que planteará las nuevas metodologías, troncalidades y márgenes de cada facultad o escuela. El agente principal en esta reforma por carreras esta siendo la Confederación de Decanos de cada disciplina. Por eso es posible informarse y presionar a escasos 100 o 200 metros de nuestra aula de estudio a aquellas personas que tomarán un papel activo y decisorio en la aplicación (director o decano de nuestra escuela o facultad). También en ámbitos superiores es necesario tomar una postura y sacar a la palestra una serie de principios en defensa de la educación publica y de calidad para todos (más financiación, mantenimiento de titulaciones empresarialmente poco eficientes, componentes críticos en las troncalidades…) El proceso será largo y más nos vale ponernos las pilas en cuanto a reflexiones y coordinaciones varias. Con esfuerzo y generación de implicación colectiva de los estudiantes en el proceso podremos forzar una reforma que nos beneficie y afronte los cambios que la universidad española hace mucho que viene necesitando Para más información: http://www.attacmadrid.org/indicedin/indicedin.php?p=52 www.posicionament.tk  (Página de la UPMDP catalana) http://www.nodo50.org/estudiantesdeizquierdas/rubrique.php3?id_rubrique=16 (Página de estudiantes de izquierdas de la UCM) http://www.rebelion.org/economia/030729agcs.htm http://www.rebelion.org/noticia.php?id=8274 http://wwwn.mec.es/univ/jsp/plantilla.jsp?id=3501 (Página del Ministerio de Educación y Cultura sobre el marco de Bolonia) 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s